lunes, 11 de mayo de 2015

Ser multimillonario sin título universitario ¿y por qué no darle la vuelta?

Es un tema recurrente en muchos medios. Sistemáticamente recuerdan que Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Michael Dell y otros tantos multimillonarios de sesudos proyectos tecnológicos no concluyeron sus estudios universitarios.

Confieso que me duele que la universidad sea vista como un entorno reñido con la capacidad de emprender, de innovar disruptivamente, en definitiva, de ser el motor de la economía creativa de nuestro tiempo.




Se podría argumentar que el ADN empresarial siempre ha estado bastante desvinculado de las aulas. ¿Por qué debemos preocuparnos ahora? ¿Es posible cambiar la capacidad de impulsar el emprendimiento en nuestras universidades?

¿Deberían ser los emprendedores del siglo XXI mayoritariamente universitarios?


Recientemente Approved Index (suministradora de datos para los rankings de la revista Forbes) destacaba que un tercio de las 100 personas más ricas del mundo no tiene título universitario. La buena noticia es que las dos terceras partes sí lo tienen. Por tanto en algunos países triunfar en los negocios, ser millonario y tener un título universitario tampoco es tan imposible.

En todo caso las universidades y los universitarios tenemos que preocuparnos seriamente de este tema tras 800 años de historia en la más pura ortodoxia docente e investigadora. ¿Por qué? Sencillamente y como todo el mundo sabe el conocimiento se ha convertido en un factor clave para la riqueza de cualquier nación. Es el  motor de la competitividad y de la innovación empresarial de nuestros días.

Las grandes empresas globales emergentes de nuestro siglo son corporaciones tecnológicas como Apple, Google, Amazon, Microsoft, Facebook... que basan sus innovaciones -bastantes de ellas de carácter disruptivo-, en el conocimiento y esto se acentuará en el futuro,  más allá de la economía digital, con la salud o la nanotecnología.... Parecería lógico de las universidades y los egresados universitarios tuvieran mucho que ver con esto, más allá de la contratación de algunos ingenieros que son capaces de percibir sueldos de seis dígitos.

Sin embargo mayoritariamente esto no es así. Cabría preguntarse por qué ocurre. ¿Debemos resignarnos ante el tópico de que la formación universitaria atrofia el espíritu emprendedor? ¿Es de recibo que las universidad se abstengan o desempeñen un papel secundario o marginal en el impulso del emprendimiento?



Potenciar la cultura emprendedora en nuestras universidades


Salvo en los grandes santuarios de la tecnología y los negocios (MIT, Wharton, Escuelas de Negocios en España...), es raro que el profesorado mantenga una postura proactiva, receptiva o incluso sencillamente favorable a la hora de promover el emprendimiento y el espíritu creativo en nuestras aulas.

Hay que reconocer que hoy en los campus prima la idealización y empatía hacia lo público y la carrera funcionarial. En un país endeudado como España y con una tasa de paro del 51,4% (para los menores de 25 años) no parece que estas vías constituyan ninguna panacea.  Sólo sembraremos frustración, impotencia y diáspora juvenil. Sin emprendedores y sin generación de empleo en el sector privado, la economía española está condenada por muchos años al desempleo masivo.

Los alumnos se pasan cuatro o más años en las universidades recibiendo una influencia y una cultura muy ajena al mundo de las empresas y el emprendimiento en general. Y esto es lo que hay cambiar con voluntad política, consenso universitario y sentido del compromiso social.

Incluso si fomentáramos el emprendimiento universitario y obtuviéramos fracasos masivos, potenciaríamos -como resultado colateral-  uno de los mejores complementos formativos para nuestros alumnos. Tal como se viene contrastando, estas experiencias mejorarían notablemente la formación de los alumnos y su empleabilidad.  Merece la pena intentarlo.

1. Necesitamos a los profesores como aliados


Sencillamente necesitamos desarrollar una cultura emprendedora en torno al profesorado. No se puede aceptar o valorar correctamente lo que no se conoce. Los profesores tienen que salir de una burbuja, de su zona de confort académica recreada en el ámbito anglosajón hace más de 30 años por David Lodge y su "El mundo en un pañuelo, con su variopinta fauna de intelectuales, prestigiosos académicos y conferenciantes internacionales diseminando "ciencia" por el planeta.

No está en mi ánimo improvisar sobre este tema, pero hay cinco áreas claras de actuación:

A)  Hay que incentivar pasarelas más potentes entre la Universidad y la actividad empresarial. No sólo la actividad empresarial, sino más fácil: el ejercicio profesional. Oportunidades para que Doctores y profesores que durante una etapa de sus vidas conozcan las empresas por dentro. Fundamental que se familiaricen con temas como: la creación de valor en la empresa, la lucha por la competitividad, los enfoques de la innovación empresarial, la toma de decisiones, los mercados, el impacto de las innovaciones disruptivas... Este mundo no puede reducirse para los profesores aun un parámetro o variable en modelo irreales. Conocer mejor a la empresa potenciará entre el profesorado la capacidad de ser más selectivo y exigente con los conocimientos que transmitimos a nuestros alumnos. Sin ir más lejos en economía impartimos programas muy densos que si fueran sometidos a filtros de valor social quedarían muy escuetos. Y por supuesto, una mayor autoridad, capacidad y sensibilidad para orientar la formación de sus alumnos a la hora de emprender y de ejercer su profesión.



B) Movilidad o flujo bidireccional de personas y conocimientos. ¿Habría una escuela universitaria que enseñara mejor que Google la publicidad contextual? ¿O mejor CM que Facebook? ¿O que enseñara el riego bancario o la internacionalización mejor que uno de nuestros grandes bancos? Si es recomendable que el profesorado traspase las puertas de las empresas, también lo es que los profesionales con experiencia y valiosos conocimientos traspasen las puertas de las universidades con mayor fluidez y relevancia.

C) Facilidades e incentivos para la creación de Empresas de Base Tecnológica (EBTs y referentes de éxito en la Universidad. Necesitamos profesores que creen  EBTs sin miedo al fracaso. Necesitamos muchos fracasos para poder tener éxitos de referencia. Ver más en: Revitalizar las Empresas de Base Tecnológica.

D). Incentivos al profesor. Aparte de incentivar la investigación y la publicación en prestigiosas revistas científicas hay que buscar otros incentivos relevantes ligados a la empleabilidad y al emprendimiento. Hoy esto no es así. La empleabilidad de sus egresados, la transferencia de tecnología o la generación de patentes y otros indicadores que revelen "indicios de rendimiento social" deben hacerse un hueco entre trienios, quinquenios y sexenios (antigüedad, actividad docente e investigadora) del profesorado.

E) Cambiar el modelo de formación: el aula invertida.  Sí, la "Flipped Classroom" puede constituir un antes y un después en el tema que nos ocupa. Debemos propiciar una "revolución" en las aulas que se corresponda con las exigencias de la era digital. Lo explico en Innovación educativa MOOCs y el futuro de la educación superior. Un modelo de enseñanza donde la parte práctica, creativa, interactiva, de trabajo en equipo toma el mayor protagonismo en el aula.

F) Explotar los instrumentos ya disponibles como trabajos fin de carrera, tesinas, tesis... para favorecer el emprendimiento. Sugerencia que LR (en comentarios ampliada) que incorporo adicionalmente.


2. Necesitamos una sociedad proactiva para proyectar el potencial de sus universidades


Parecería que en todo lo que estamos hablando los Consejos Sociales de nuestras universidades debieran desempeñar un papel clave. Salvo casos aislados y actitudes individuales muy loables no ha sido el caso. Sabido es que la regulación actual se presta a la confusión. En algunos casos lejos de lo deseable, los Consejos Sociales se conforman cómo un órgano controlador incompetente, un contrapeso de poder político.

Habría mucho por hacer positivamente, especialmente por aquellos Consejos Sociales que sí tienen una voluntad real de ayudar a sus universidades. A modo de ejemplo y sin pretender exhaustividad:

  • Fomentar un conocimiento efectivo y persistente de la universidad en el tejido empresarial, y entre los profesionales de la empresas. Subrayo lo de "efectivo", en un entorno en el que, por lo general la universidad es una gran desconocida, especialmente entre entre la pequeña y mediana empresa.
  • Desarrollar un "entorno físico y virtual de oportunidades" para faciliten el contacto y la relación universidad empresa: localizaciones, espacios compartidos, parques científicos y tecnológicos...
  • Potenciar el desarrollo del talento y de la actitud emprendedora, siendo dinamizador de la proyección del mismo en las empresas y en la sociedad.
  • Proyectar imaginativamente en los medios de comunicación la oferta docente e investigadora y los casos de emprendimiento de profesores (EBTs) y las startups de los alumnos.
  • Potenciar la exportación de conocimiento y su internacionalización a través de modelos presenciales y virtuales.
  • Hacer viable y auditable de forma objetiva un más amplio abanico de relaciones, proyectos, joint ventures entre la universidad y el sector privado sobre la base de la innovación, la creatividad, el valor del conocimiento, el desarrollo tecnológico...
  • Premiar y fomentar la creación de startups entre los alumnos. Mentoring, financiación, participación en redes y programas como Red Emprendia, Yuzz-CISE, etc. 

  • Apoyar la creación de redes profesionales y de emprendimiento con hibridación multidisciplinar entre la universidad y las empresas.
  • Diseñar planes estratégicos en los sectores de futuro para posicionar a las universidades y su competitividad en el tejido empresarial, con la implicación de las empresas líderes o empresas especializadas del entorno.
  • Potenciar la formación online continua a medidade la demanda, vancantes profesionales a través de instrumentos como los MOOCs...
  •  Fomentar la atracción de fondos internacionales y propiciar la movilidad que apoye el emprendimiento universitario.

No es necesario reivindicar a los Consejos Sociales que ingresen ingentes endowments (35.000 millones de $ en Harvard) en las arcas de las universidades, pero sí enfatizar su papel de catalizador del potencial de la universidad de nuestro tiempo en la sociedad. Diría que las universidades, sus Consejos Sociales y los gobiernos harían bien en obsesionarse con la empleabilidad y el emprendimiento universitario.

La situación dramática que vive una gran parte de nuestros egresados bien merece un esfuerzo colectivo en la universidad y en la sociedad en favor de una nueva cultura en torno al emprendimiento basado en el conocimiento. En esa dirección cualquier siembra dará una productiva cosecha.

Quizás sería interesante dar unos primeros pasos. Parafraseando a Martin Luther King. “Da tu primer paso con fe, no es necesario que veas toda la escalera completa, sólo da tu primer paso

Seguir leyendo:



Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor universitario de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

martes, 31 de marzo de 2015

Japón: 8 cosas que podemos aprender de un país fascinante

Sinceramente no trato de hacer ninguna concesión fácil. Como muestra, recuerdo que hace pocos meses me atreví a plantear en este blog mi visión un tanto crítica del Silicon Valley. Tengo que reconocer sin embargo, mi fascinación por el Japón actual. No haré ninguna alegoría turística, gastronómica  (no por falta de ganas) o cultural.  Me centraré en ocho reflexiones que tienen su  importancia en el ámbito de las empresas y el emprendimiento.

Sakura, flor del cerezo japonés, un icono de la cultura japonesa

El pueblo japonés: qué podemos aprender de un país fascinante


1.  Seriedad, sentido del honor y del compromiso

En la historia del Japón su cultura está trágicamente enraizada por llevar a extremos la no traición de sus principios (*). Hoy en gran medida me atrevería a asegurar que en su sociedad, y en concreto en el mundo de los negocios, prevalece el sentido de lucha, honor y compromiso, tan enraizado en su cultura e historia.

2. Sentido de una comunidad ejemplar. 

Pese a la entidad de las aglomeraciones urbanas, la tasa de criminalidad del Japón es la mitad que en España o Alemania, diez veces inferior a la de EE.UU. o cincuenta veces inferior a la de Brasil. Más allá de una sensación de seguridad. hay incontables pequeños detalles donde se percibe esto. Desde llevar una respetuosa mascarilla en espacios públicos (trabajo, comercio, trasportes...) para evitar contagios de resfriados, gripes o la pulcritud y obsesión por la limpieza de los espacios públicos. El japonés profesa un enorme respeto por la comunidad y la convivencia.

Tokio, impresionante y moderna urbe, capital del mundo

3. Su implicación y disciplina en el trabajo

Lo de la "huelga a la japonesa" es una leyenda española. Pero lo cierto es que muchos trabajadores, sin que sus empresas tengan que recurrir a fórmulas motivacionales  (Google y su 20%) se vuelcan con la mayor implicación y productividad. Es un tema que va más allá de las estadísticas registradas. Directivos y empleados suman horas a su jornada laboral con independencia de su remuneración o exigencia. El cumplimento de los KPIs se antepone como compromiso e implicación al mero cumplimiento de la jornada laboral. El trabajo forma parte de una cultura donde su prioridad se antepone incluso a la familia.  Se considera de mala educación dejar el trabajo justo cuando "concluye la hora" o los trabajadores paran sus relojes para que se cumpla la fecha acordada para la conclusión de una tarea o trabajo.

4. Su concepción global inteligente.

La posición estratégica de Japón en Asia -el centro de gravedad económica de nuestro siglo- (¿Estará en Asia el próximo Silicon Valley?) no excluye la búsqueda de nuevos mercados con alto potencial e incluso de alto riesgo.  Su concepto de la globalización es inteligente y se plantea desde el respecto de aquel que toma en alta consideración su propia identidad cultural y y ostenta con orgullo sus tradiciones.

5. Su progresiva capacidad para adaptarse y reinventarse.

 De una economía tradicional a potencia industrial y en la actualidad su inteligente transición a la economía digital y a los sectores de conocimiento. Tengo la convicción de que Japón será una de las potencias que lideren la economía digital en los próximos años.

6. Su identidad, orgullosos de sus tradiciones y apuesta por el progreso

Su capacidad para asimilar su pasado, sus tradiciones y diseñar su modernidad como un proceso que necesita una actualización permanente. Me fascina cómo evoluciona este país hacia el cambio. Hay mucho sosiego y sabiduría a la hora de asimilar el progreso sin dañar o menoscabar sus principios y convicciones.

7. Su capacidad para hacer frente a la adversidad

El trauma de la II Guerra Mundial  con el único país que ha sufrido los únicos ataques nucleares de la historia y tras las cenizas emerger como potencia económica del mundo. El azote sísmico permanente, el reciente tsunami devastador aparejado con la crisis nuclear de Fukushima... No es un país donde la naturaleza lo pone fácil. Pero es un pueblo que sabe superar y afrontar con disciplina y fuerza la mayor adversidad.

8. Su sensibilidad e inteligencia.  

Hace poco leí sobre algunos de los atributos que definen a los japoneses. Son en parte tópicos sobre los que es difícil estar en desacuerdo: formales, educados y corteses, extremadamente puntuales, amables, abnegados con el trabajo, amantes del trabajo en equipo, respetuosos con los mayores, con la sabiduría, su pulcritud social... En definitiva un pueblo sensible e inteligente con los valores que definen por excelencia la cohesión social.

Saludo tradicional japonés

El pueblo japonés, como cualquier otro, no es perfecto. Su historia como nación deja constancia de problemas, errores y episodios en los que los humanos no sacamos precisamente lo mejor de nosotros mismos. Pero a los ojos de cualquier observador se vislumbra mucha ejemplaridad y sabiduría.  Siento no haber tomado conciencia en etapas más tempranas de mi vida de la grandeza de este país y de lo mucho que puede aprenderse de sus gentes.

Referencias y citas

  • (*) Ivan Morris: La Nobleza del fracaso. Héroes trágicos de Japón. Alianza Editorial (que me obsequió mi buen amigo Pedro Gil)
  • Peter Drucker, en un artículo ya muy antiguo (1981) escribió en Harvard Business Review Behind Japan’s Success. Casi un clásico, aunque muy centrado en el Japón industrial hace frecuentes comparaciones con Estados Unidos.
  • Interesantes razones en: Explanation of unique characteristics of Japanese people ...




Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

domingo, 22 de marzo de 2015

Revitalizar las Empresas de Base Tecnólogica

Esta semana he participado en la creación de una Empresa de Base Tecnológica (EBT) en la UA sobre Big Data, dando mi apoyo a Lucentia Lab, impulsada por los profesores Juan Carlos Trujillo (fundador y principal experto), Manuel Marco, Pedro Pernías -todos pertenecientes al Departamento de Lenguajes y Sistemas de la UA, con Mario Piattini (*), Manuel Desantes y la propia Universidad de Alicante.

Me ha parecido una oportunidad para reflexionar sobre las Empresas de Base Tecnológica en España.

El Rector Manuel Palomar (centro) con los fundadores de Lucentia Lab, EBT

10 reflexiones sobre las Empresas de Base Tecnológica en España

 

1. Cambio cultural en la Universidad española: más empleabilidad, más EBTs, más startups, más emprendedores...

Me imagino que cualquier spin off que se convierte en una startup o EBT en Stanford o MIT es un proceso muy diferente a que se lleva  acabo en una Universidad española. Hay un porcentaje muy alto de compañeros que no ven "normal" que en la universidad los profesores constituyan empresas. No es visto claramente como un elemento clave a la hora de crear una auténtica cultura empresarial en la universidad que favorezca la empleabilidad, el emprendimiento y una investigación aplicada comprometida con la competitividad de un país. Esto tiene que cambiar. Que en España no se fomente una cultura emprendedora y empresarial en la universidad, con las tasas de paro juvenil existentes o con la forzada emigración masiva de jóvenes a otros países europeos, es un disparate.

2. Superar el miedo al fracaso (algo que venimos diciendo a los 60.000 emprendedores  matriculados en UNIMOOC que no se debe tener)

Cada ve que pienso en ello debo confesar que tengo una sensación de preocupación. No son muchas las EBTs que se han creado en mi universidad, ni en la universidad española en general, salvo excepciones. Hay de fondo como una responsabilidad implícita: no se puede fallar. Aun sin tener miedo a asumir retos difíciles, con toda sinceridad, tengo miedo al fracaso. No pasa nada si no te publican un artículo en una revista de prestigio, o incluso si no consigues una acreditación, pero no estaría tan seguro si fracasas con una EBT. Los buenos amigos diciéndote "ya te dije que no te metieras en eso" y los otros, para qué hablar. Hacen falta muchos fracasos de EBTs españolas para que unas pocas puedan convertirse en referentes de éxito y buenas prácticas. Hacen falta muchos fracasos para que se cree una auténtica cultura a favor de la empresa y del emprendimiento. Pero el fracaso, como le decimos a nuestros alumnos no debe "estigmatizarse" y sin embargo, en la práctica, se hace.. Hay que contemplar la creación de ETBs en España como un proceso de acercamiento y de intercambio cultural entre la universidad y la empresa.  Donde, pese a que despleguemos nuestro mayor conocimiento y entusiasmo, el fracaso debe considerarse un ingrediente muy normal y necesario.

3. EBTs en España ¿opción o necesidad?

Más allá del desempleo juvenil y la emigración de talento hay muchas razones de peso. Recomiendo el magnífico trabajo de tres profesores valencianos (March. Mota y Yagüe): Las EBTs como motor de la nueva economía y revulsivo ante la crisis). En la era del conocimiento -del saber druckeniano- la universidad debería tener un protagonismo esencial en la sociedad actual. Hace escasos meses el MIT incorporó en su misión -junto a la docencia y la investigación- la innovación. El grueso de nuestra actividad investigadora está muy disociada con la innovación o la transferencia de tecnología. Hay una zona de confort universitaria que se sume en la irrelevancia y la carencia de un compromiso social. Las EBTs no son una opción legal, constituyen una necesidad social, implícita en un deseable cambio radical del modelo de universidad actual.

4. El efecto emulación - alumnos: predicar con el ejemplo.

Desde hace siete años pregunto a alumnos universitarios de último año de grado en economía / empresa sobre si, dadas las limitaciones actuales para encontrar buenos empleos, el emprendimiento es una opción para ellos. Apenas un 2% -y casi siempre con reservas- responde afirmativamente. La economía digital es una opción fácil, en muchos casos no requiere inversión de partida, incluso para los que tras intentarlo fracasan. Mejora su empleabilidad a través de la formación digital y los postula como potenciales intra-emprendedores para las empresas. Es desolador ver que en las circunstancias actuales la opción de "emprender" se sitúe en las antípodas de las intenciones de nuestros alumnos. El profesorado de las universidades debe desempeñar un papel relevante, ejemplarizante y cultural para motivar a los alumnos hacia el emprendimiento.


5. La legislación: crear valor a la actividad investigadora

No soy un experto en legislación pero sí tengo claro que las EBTs no deben ser vistas como algo excepcional en la universidad. Quizás haya que plantease objetivos más modestos, muy claros y vincularlos a un modelo de futuro de la Universidad española. Es evidente que a largo plazo tienen que convertirse en motor de la innovación y del empleo de calidad. A corto plazo un objetivo interesante sería sencillamente crear una cultura de receptividad y predisposición favorable hacia la  empresa en el ámbito universitario. La ley tal como está planteada es a todas luces insuficiente. Habría que conectar la actividad investigadora, los esfuerzos en parques científicos, la internacionalización y las EBTs. Lo demás puede quedarse en puro voluntarismo.

6. Los incentivos ¿hay seguimiento, balance...?

No he encontrado datos sobre la creación de ETBs en España, Que no existan o al menos no estén publicados en Internet ya  es en sí mismo un indicador. Los datos están disponibles en la web de la cada universidad y también hay algún informe no actualizado por Comunidad Autónoma (ver por ejemplo el Informe Nuevas Empresas de Base Tecnológica (2007-2009) de Madrid I+D. Barcelona y Madrid son los dos polos con más EBTs creadas y con más servicios de apoyo a las mismas. Según el mencionado informe se crearon en dos años unas 120 EBTs en todas las universidades madrileñas. No he encontrado seguimiento de las mismas. Ni informes anuales que actualicen posteriormente esta información. El Ministerio tampoco parece volcado con al programa de apoyo CEIPAR que al parecer sí entusiasma a los servicios de las empresas de auditoria. Otro indicador.

7. No estigmatizar ganar dinero (algo nada fácil)

Si estigmatizamos el fracaso y también ganar dinero las EBTs están condenadas a la nada. Faltará dedicación, compromiso e implicación. Ganar dinero con una empresa actualmente no es nada fácil, si a esto se les suma que las EBTs no tienen a priori ningún reconocimiento académico, tenemos un cuadro nada esperanzador. Ya he comentado en un post anterior el rechazo social al emprendimiento o al menos la insuficiente valoración de la sociedad en comparación con terceros países como Estados Unidos donde juegan con ventaja por múltiples motivos que convendría tener muy presentes. Especialmente en un país como España que, dicho sea de paso, corre el riesgo político de tentaciones a la griega o a la venezolana.

8. Los sectores de futuro y las EBTs: se está haciendo bien

Si hay una prioridad para incentivar y orientar la creación de las EBTs esa es la que ponga foco en los sectores de futuro:  biotecnología, nanotecnología, economía digital, Internet de las cosas.. En realidad y aunque sea a una escala pequeña las EBTs de las universidades madrileñas se ajustan a este patrón, lo cual es una muy buena noticia.


9. Alfombra roja y control riguroso y exhaustivo

En alguna ocasión he mencionado que de cara a la creación de empresas caben dos planteamientos. Uno, grandes exigencias burocráticas para la creación de empresas y un posterior escaso o bajo control y seguimiento. Otro enfoque mucho más efectivo y lógico: propiciar la creación rápida de empresas y posteriormente hacer continuas y efectivas inspecciones. En España optamos por la primera vía y somos uno de los campeones europeos en economía sumergida. Es un modelo poco eficiente que el gobierno actual está tratando de cambiar. La creación de una EBT debería estar claramente situada en la segunda vía. Una gran alfombra roja de entrada y controles eficientes periódicos y sistemáticos. En definitiva, un modelo que debería ser extensible al resto del sistema empresarial.

10. Una red española de EBTs (incluso iberoamericana)

Afortunadamente veo muchas universidades españolas que están haciendo un enorme esfuerzo por crear EBTs. Quizás sea una buena señal. Hace falta, urge,  una red colaborativa que permita compartir problemas. soluciones, acciones conjuntas... y especialmente ir configurando un modelo de EBTs que sea visto por la sociedad, e internamente por la Universidad como un instrumento relevante y decisivo, tanto para orientar nuestras investigaciones más productivamente, como para crear una cultura emprendedora, creativa e innovadora entre alumnos y profesores. Actualización: Mi buen amigo Senén Barro me indica la existencia de la Asociación Española de Emprendedores Científicos y Tecnológicos (www.aeec.es), quizás un buen punto de partida para el networking de ETBs que necesitamos.

Notas:


(*)  Mario Piattini, no ligado a la UA; Catedrático de computación  vinculado a la UCLM. Su nombre aparece entre los quince mejores investigadores del mundo en los ámbitos de la ingeniería de sistemas y software en el estudio independiente 'Top scholars in the field of systems and software engineering (2004-2008)". Es además uno de los impulsores y asesores de la patente del e-pavement.

(**) Deseo dar la gracias a la Universidad de Alicante -especialmente a su Rector- por la iniciativa y a los impulsores de Lucentia Lab EBT por contar conmigo.

Seguir leyendo:




Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

domingo, 8 de marzo de 2015

Barcelona una smart city y Madrid ¿relaxing cup of café... in Plaza Mayor?

A propósito del Mobile World Congress no he podido evitar reflexionar sobre la vitalidad de la Barcelona actual y esto a su vez me ha llevado a Madrid, una ciudad que parece presa de sus tópicos. Sé que hablar de estas cuestiones no es fácil. No me gusta entrar en polémicas estériles sobre este tipo de temas, pero me ha parecido que debía dejar mi reflexión que, tras leerla, yo mismo la calificaría de "en exceso vehemente".

Mobile World Congress, sin wifi


El Mobile World Congress es un evento impresionante. Barcelona se convierte cada año en la capital del mundo donde se da cita toda la industrial y servicios digitales relacionados con el móvil. Me quedan dudas de si realmente en España, hemos comprendido la entidad del evento más allá de los grandes números (93.000 personas, 131 países, más de 2.000 compañías, Mark Zuckerberg...). Entre las pocas empresas españolas que han tenido la oportunidad de participar, pese al tener un respaldo oficial, queda un sentimiento contradictorio...


Barcelona, sede del Mobile World Congress

No saben si es una forma de hacer networking en un gran emplazamiento (la Fira) por cierto ¡¡sin wifi!! y de paso tomar conciencia de la escasa relevancia de la economía digital en nuestro país. Algo que se percibe con la simple visita al espacio de "EspaÑa". Barcelona sí está capitalizando este evento, mucho más allá de los millones de euros de gasto turístico de los asistentes.

En España, y más concretamente en Madrid, llevamos más de veinte años de Ministros de Industria cuya preocupación principal no es la economía digital, y/o de Secretarios de Estado que no han tenido como objetivo central -prefiero dejarlo así- un ambiciosa estrategia o plan de desarrollo de la economía digital en España. Me consta que ha habido la mejor voluntad en algunos responsables de red.es de impulsarlo, pero con las restricciones apuntadas se ha convertido en una misión voluntarista y utópica.. Esto a largo plazo se nota. Al igual que se percibe en enorme gap entre Barcelona y Madrid.

Pabellón de España 2015 en el Mobile World Congress Barcelona


Barcelona, ciudad moderna, creativa e innovadora


No descubro nada si digo que Barcelona tiene un gran planteamiento en torno a la tecnología, la creatividad y la innovación digital. Hace un mes Barcelona aparecía como ciudad número 1 en un ranking mundial de smart cities (ver enlace al final).

Poble Nou atrae a trabajadores de Google y otras grandes tecnológicas de Dublín. Alquilan unos y escasos y modestos m2 de coworking, pero están encantados en vivir y trabajar en una ciudad como  Barcelona.

Barcelona ha quedado lejos de la tentación de recrearse en torno a sus mitos tan creativos y modernos como Gaudí o iconos como la Sagrada Familia. Tampoco de la Exposición Universal de 1888 o más recientemente del síndrome de las fabulosas dotaciones infraestructurales de las Olimpiadas del 92 o el Forum de 2004. Ha sabido integrar su pasado en el presente y mirando hacia el futuro.

No voy a describir la seductora imagen de la Barcelona actual. La ciudad transmite futuro. Desde espacios convencionales como la Diagonal, o más modernos y reconvertidos el entorno de la Fira el reencuentro con el mar. Sin olvidar los "garajes" digitales mencionados anteriormente.

Barcelona: la Diagonal, el pasado reflejado en la moderna arquitectura

Aunque Barcelona Inspira fuera sólo una campaña de marketing, habría que felicitarles.

Si está ciudad se plantea la independencia de España, ostentada en numerosos balcones de la burguesía catalana, ¿qué será dentro de una década cuando Planeta, Banco Sabadell o Freixenet pertenezcan al ámbito de la vieja economía y queden diezmadas u oscurecidas por algunas startups o fintec surgidas probablemente en estos momentos en Poble Nou o el distrito 22@ Barcelona?. Quiero decir que hay una ruptura potencial más importante de cara al futuro.


Tweet de +Barcelona.cat : Mapa colaborativo de emprendedores y startups

Madrid, el significado real del relaxing cup of café... en Plaza Mayor


Madrid en cambio lleva décadas bajo el síndrome del relaxing cup of café con leche en Plaza Mayor.  Cuesta trabajo creer la desidia y miopía política de los 40 últimos años, o quizás muchos más. Pese a beneficiarse de su situación radiocéntrica (AVE y Autopistas) y la actividad política gubernamental del Estado hay un carencia absoluta de visión que contrasta con la descripción que hago de Barcelona más arriba.

La respuesta de Madrid a Barcelona Inspira parece haber sido Gowex, iniciativa que quizás debió introducirla institucionalmente el Pequeño Nicolás o alguien por el estilo. La autocomplacencia y descaro parecen campar cómodamente.

La capital del Reino sí ha quedado anclada en el Madrid de los Austrias, los Borbones y su fabulosa oferta museística. Su vía para aparecer como una gran capital europea todavía parece inspirada en el XIX o a lo sumo en el inicio del XX. Y eso que incluso su atractivo turístico si se juzga por el número de visitantes ya queda muy sustancialmente por debajo de Barcelona.

Puede doler lo que sostengo. Que conste que lo hago desde el mayor cariño hacia una ciudad en la que he vivido cuatro años y la tengo idealizada desde mi infancia.

En Madrid no hay estrategia (que tenga entidad) en sectores de futuro. Reivindica un modelo de servicios que ya ha quedado diezmado hace décadas con la propia configuración territorial de las Comunidades Autónomas. Su obsesión por las Olimpiadas como tabla de salvación es patética y refleja la limitada capacidad política de sus líderes que quieren emular la estrategia de Barcelona de hace más 30 años. Seducidos por las obras e infraestructuras, no nos engañemos. Si hubiera inteligencia, créanme los políticos del chotis, y la relaxing cup of café con leche estarían en otra onda.

Desde otras ciudades españolas se percibe que Madrid no toma conciencia de la situación,y parece obstinada en morir de éxito. Sus intereses responden a empresas de sectores tradicionales que se resisten al cambio.  Lo más grave es que éste es el modelo que mayoritariamente se irradia desde la capital del España al resto del país. Barcelona es lógico que no quiera este tipo de "irradiación". El colmo es la cercana Valencia, alumna aventajada capaz de emular la versión madrileña del Relaxing cup of café con leche con el Caloret de la Fallas y ahogada en eventos y proyectos inmobiliarios que han fulminado todas sus entidades financieras. Más allá del recurso humorístico la realidad es preocupante.

Madrid vs Barcelona ¿decadente y polarizante vs moderna e inteligente?


Hay ocho razones para preocuparse:

1. Se han sentado las bases para una tendencia regresiva de Madrid respecto a Barcelona a medio plazo.  El tráfico de Barajas o Adolfo Suárez no será lo único que supere Barcelona.

2. No hay indicios sólidos y relevantes de que Madrid vaya a pivotar hacia el futuro. Se nota en múltiples detalles. Los gestores de sus avanzados y modernos AVEs radiales no han caído hasta hace bien poco que todos sus clientes necesitan comunicarse horas y horas de viaje por wifi. No hay desvelo alguno por hacer guiños al futuro, aunque sean sencillos, salvo iniciativas aisladas.

3. La falta de modelo para Madrid se proyecta en gran parte del territorio español. En relación con el resto del territorio, en Madrid hay más una cultura de "succión" polarizante que un efecto expansivo y descentralizador. Se reivindica cualquier inversión, incluidos casinos de juego. El "ir por libre" de los espacios más contestatarios  (Bilbao, Barcelona...) tiene sus ventajas a la luz de los resultados.

4. No hay apuesta por ecosistemas de innovación modernos. Las ciudades compiten mundialmente en la atracción de talento, inversiones, empresas... Si Barcelona se compara con otras ciudades del mundo sale bien muy bien parada. El Madrid actual parece que ha vinculado sus expectativas en la castiza Gran Vía y su "ecosistema". Los espacios de más valor -que los hay- no parece que entren en las prioridades de las agendas políticas.

5. Una situación política con visos de pocos cambios. Hace falta más conciencia y autocrítica en el establishment madrileño, menos populismo político y mayor ambición y conciencia popular. No hay en los discursos políticos de los principales líderes visión de futuro.

6. Las grandes empresas ubicadas no marcan las tendencias de futuro. Desafortunadamente nuestro sector tecnológico ligado a empresas de telecomunicaciones se sitúa en las antípodas de una estrategia digital que merezca tal nombre. Los grandes espacios de servicios o la industria de los grandes medios tradicionales se ve afectada por innovaciones disruptivas y con una fuerte resistencia a pivotar hacia el futuro.

7. Un ambiente cultural madrileño anclado en lo pintoresco y chovinista. Un Gobierno central bastante analógico, y líderes políticos locales castizos.. Un cuadro donde se ve con complacencia divertida la existencia del "pequeño Nicolás", una candidata a alcaldesa perseguida por la policía local, los Gowex....;  Donde el establishment se recrea con la salida de Google News, se prohiben los drones y donde ostentamos logros como el "derecho al olvido" o la "privacidad". Hay más cultura de futuro en una ciudad como Santander, con un alcalde entusiasta en hacer de su ciudad un referente dentro del mundo de las smart cities que en Madrid.

8. Liderazgo y prepotencia. Madrid ha puesto más foco en liderar un modelo de capitales de  Comunidades Autonómas que en desarrollar una ciudad inteligente, moderna y competitiva en la era digital y en la sociedad del conocimiento. Le sobra prepotencia y le falta "business intelligence" (metafóricamente). No es fácil dar ese giro. Se ha creado una cultura que deambula entre la prepotencia y burocratización.

__________________________________

Las Torres de Madrid apuntan alto, pero sin concreción, en Barcelona, saben a donde apuntan, aunque el Mobile World Congress deje el sabor amargo de que estamos lejos no sólo de los Estados Unidos sino de muchos países, sí hay ejemplos claros que definen una apuesta de futuro.

Seria justo reconocer que Barcelona se ha hecho acreedora de la mayor admiración y emulación desde el resto de España.


Torres de Hoteles cerca de la Feria de Barcelona,
mirando al Mobile World Congress
Las Torres de Madrid...

Seguir leyendo





Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

lunes, 16 de febrero de 2015

7 ideas sencillas para hacer más efectivo el marketing digital

Hace siete años que Oscar Carrión me invita a su Máster en Dirección de Restaurantes y F&B Hotelero que reúne a los mejores profesionales de los hoteles y restaurantes. Esta vez "me retó" a que les diera siete ideas o consejos que fueran útiles para el marketing digital. Casi nada.




Sobre la experiencia personal de bastantes años, me atreví a darles estas 7 sencillas ideas.  Las comparto por si pueden ser útiles.

1. Obsesionarse con el usuario


Nótese que no he dicho poner foco, o que el usuario es fundamental. He utilizado el término "obsesionarse" y quizás me he quedado corto. El cambio de paradigma de cliente a usuario es como de la computación actual a la cuántica. El usuario digital exige infinitamente más.

Doy por supuesto que se asumen las mejores prácticas de usabilidad, simplicidad, navegabilidad... Y también que todos los días leemos una decena de artículos sobre User Experience en nuestro Zite que nos inspiran...

Le concedo una importancia decisiva a los registros, leads, big data (más adelante me refiero con mas detalle)... A medio plazo sólo sobrevivirán en Internet aquellos sitios cuya oferta se singularice para cada usuario.Y esto requiere una posición muy activa e inteligente con respecto a él.

Googe, Facebook, Amazon, Ebay, cada vez nos ofrecen una oferta más personalizada sobre la base de su capacidad para explotar la información que captan de nosotros. Desde el lugar que nos ubicamos, cómo nos movemos, qué leemos o consumimos, cuándo.... Las grandes empresas tecnológicas nos marcan al resto de las empresas unas pautas irrenunciables. De lo contrario, estaremos fuera del mercado.



2. Redes sociales generalistas vs especializadas ¿Dónde poner foco? Métricas.


El marketing digital y las redes sociales es un tema muy controvertido. Cada día hay más redes sociales y un gran número de  agoreros que dicen que hay que estar en todas, generalistas y especializadas. Un CM no da a abasto de publicar e intentar interactuar en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest, Youtube, Linkedin, Istagram, Whatsup, Tripadvisor y decenas más.

Estar en las redes sociales se acaba convirtiendo  en un fin en sí mismo. casi una religión, más que un medio. Seguir la moda no va reportar beneficios. Hay que preguntarse si merece la pena emplear muchos recursos en algunas redes sociales en las que, incluso si seguimos las mejores prácticas, los resultados en términos de tráfico, ventas...son muy pobres.

Al margen de estar, necesitamos poner foco, concentrar esfuerzos y ser más selectivos. Partamos de métricas sobre la "rentabilidad" de nuestra actividad, esfuerzo, tiempo que dedicamos y en función de estas tomemos decisiones inteligentes.

El algoritmo y timeline de Facebook o Twitter se ha convertido en una pesadilla para la mayoría de los CM. Los "me gustas" o "seguidores" no se traducen en resultados relevantes.Hay que ir más allá de "estar".

Mi consejo: profundizar en redes sociales especializadas y en alguna generalista específica. Aunque cada temática es diferente, entre las generalistas mis favoritas son Youtube o Facebook. En ésta última, por ejemplo, profundizar nos da la ventaja de desarrollar multitud de vías: concursos, promociones, aplicaciones, grupos... Nada es fácil, pero dispersar esfuerzos está abocado a la ineficiencia.



3. El papel de la tecnología.


Ya hay muchas PYMES para las que contratar tecnología relacionada con las TICs es sinónimo de gasto y no de inversión. Su experiencia no ha sido buena. Costosa e ineficiente, su simple actualización es un dolor de cabeza con casi nulas repercusiones en su negocio.

Es una pena que los informáticos o especialistas en tecnología web no piensen en términos económicos. Sería fundamental. A la empresa le interesan soluciones de bajo coste, escalables, que minimicen los impactos de saltos e innovaciones tecnológicas... El potencial de la tecnología es enorme, pero el valor que incorpora a la empresa debe superar ampliamente sus costes.

Hoy el desarrollo tecnológico de la PYME o una startup puede ser muy relevante si:
  • se focaliza en sus ventajas comparativas de producto, proceso, mercado, cliente...
  • explota al máximo una tecnología open source, actualizable y escalable...
  • permite de forma tangible avanzar en la reducción de costes o en el acceso a mayores cuotas de demanda, fidelización, etc
En lo que respecta al esto último, es decir como herramienta de marketing, la tecnología puede ser revolucionaria, incluso más efectiva que en marketing en redes sociales, pero debe asumirse como una parte fundamental de la empresa. Esto es, sin compartimientos estancos, la tecnología debe estar muy integrada en el core business.  De esta forma se podrán dar pasos decisivos en la línea mencionada de la personalización de un servicio de calidad a cada usuario.

4. Big Data


 ¿No tenéis la sensación de que el exceso de información nos ha sobrepasado hace tiempo? (ver ¿Hemos sobrepasado nuestra capacidad de asimilar información?). Si es así, bienvenido al Club.

Estamos inundados de una gran masa de datos que debemos filtrar e interpretar correctamente. El Big Data es el to be or not to be de nuestro tiempo.

Quizás sea la forma más efectiva de hacer marketing digital en redes sociales, captar multitud de información relevante sobre nuestros potenciales clientes-usuarios, identificar tendencias del mercado, identificar el exceso de competencia, etc, etc.

Necesitamos de Business Intelligence, una excelente y constante análitica, apoyo para nuestros KPIs (Key Performance Indicator) y el Big data es la base. Hay que familiarizarse e ir construyendo nuestros propios modelos. Sin perder un ápice información importante y despejándola de la información poco relevante.

El marketing digital y el Big data están llamados a mantener una largo y productivo maridaje... Debemos empezar ya.



5. Tu página web


Como siempre, nos olvidamos de las cuestiones fundamentales.  Sí, una sencilla página web responsive (visible y adaptable al formato de tecnológico y de pantalla de cualquier dispositivo móvil) donde su concepción evolutiva quede determinada por el comportamiento de ese usuario del que estamos obsesionados.

De entrada diría que antes de cualquier campaña u opción de marketing debe haber una landing page que sea un ejercicio de sencillez, usabilidad y por supuesto de seducción. ¿Cuánto dinero se habrá tirado en campañas de marketing que aterrizaban en una landing infumable?

Todavía hoy veo tantos ejemplos que me cuesta trabajo creer que se haya entendido la trascendencia de esto.

No hay página web o app sin la influencia de buenas analíticas y su interpretación correcta capaz de modelar de forma progresiva su configuración hasta hacerla muy atractiva al cliente. La página web en la mente de un diseñador gráfico o de un responsable de la empresa no es más que un prototipo, un punto de partida.

Lógicamente hay que partir de un buen prototipo!! El exceso de texto, un superfluo paso o innecesario doble clic, registros, formularios, vídeos, recursos multimedia, segmentación, personalización.... Todo esto es el punto de partida que permite hacer rentable la misma campaña de marketing.

6. El Concepto


Sí, tan elemental como lo anterior.  Pregunté en clase si sus empresas o negocios partían de un concepto claro. Nadie supo decirme nada al respecto, salvo la responsable de un restaurante en el que hay que reservar con semanas de antelación.

La mejor forma de aclararnos con nuestro negocio es por ejemplo hacer un canvas (aparentemente más fácil y rápido que un plan de negocio). Nos aclarará muchas cosas.

Si bajamos el listón me conformaría con una sencilla "misión" o incluso un "lema". Ojo con esto último. Si abrimos un proceso participativo en la empresa con nuestros empleados para establecerlo quizás lleguemos rápidamente a la conclusión de que pocas cosas habremos hecho tan útiles en nuestra empresa como el ejercicio del "lema".

En realidad es mucho más fácil el marketing o nuestra política de innovación si hemos fijado un concepto. De lo contrario podemos tener ocurrencias, incluso vender marca, pero no habrá base sólida para hacer un marketing efectivo o innovar productivamente.

Insisto en la importancia del concepto. Con tantas herramientas sofisticadas, redes sociales, branding, etc. se nos olvida esto que quizás es lo más importante. El concepto de nuestro producto, actividad, será un paso fundamental, inteligente, motivador, vertebrante, si además, como hemos dicho al principio, estamos obsesionados con el usuario.

7. Open Mind


Un consejo final. Vivimos un mundo tan cambiante y con tanta innovación disruptiva que quizás el único salvaconducto sea el tener una "mente abierta".

Con los alumnos les señalaba que los avances tecnológicos son actualmente un verdadero espectáculo. Sobrepasan hoy nuestra propia imaginación.

Hasta un pequeño restaurante puede utilizar como el más efectivo marketing a sensores, arduinos, drones, impresoras 3D, o hasta unas google glass para visualizar la elaboración de sus platos.... O ser los primeros en aceptar bitcoins u otras criptomonedas, por no hablar de Apple Pay.

Pues eso, "open mind", "think outside of the box".







Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

sábado, 10 de enero de 2015

¿La privacidad bien entendida? Nos jugamos el desarrollo digital

Una señora en el supermercado y su privacidad vs comercio electrónico


Cerca de casa, una mujer ha entrado a comprar en un supermercado (*). A la salida llevaba dos paquetes de agua. La cajera pasa sólo uno de los paquetes por el descodificador en la caja. Al pasar por la puerta de salida salta una alarma con estruendo. Todos los ojos de alrededor se vuelven inquisitivos y la afectada se enrojece. Sabe que está bajo sospecha: a los ojos de la gente que está alrededor es una ladrona potencial.

El guarda del supermercado confirma la humillación pública. Le "invita" (¿o le obliga?) a abrir su bolso. El guarda -un hombre- escudriña todo su contenido. El guarda hace con celo su trabajo e invade sin restricciones la intimidad de la mujer. Se permite hacerle preguntas sobre objetos que lleva en el bolso. Al final nada. Resulta que la mujer no ha robado nada, claro. Disculpas no muy explícitas.

A poco que imaginemos el contenido del bolso, coincidiremos en que su examen por un tercero no sólo es una invasión en su privacidad e intimidad sino además, es una humillación. En la legislación actual -que yo sepa- no hay norma que nos proteja de un atropello de este tipo, eso en un país como España donde hay tantos desvelos por la "privacidad" (digital). Por supuesto, no mencionamos que la señora ha sido grabada mediante cámaras.


Cualquier comercio tradicional tiene patente de corso. Se mirará dentro del bolso de los clientes y no se incurrirá en ningún delito incluso cuando la alarma salte por errores atribuibles al propio comercio. A un joven emprendedor que impulse comercio electrónico y que mande una newsletter o capte un correo electrónico sin el consentimiento del  cliente se le puede caer el pelo.

Nos precipitamos con una regulación que fagocita el desarrollo digital



He sostenido que este país tiene tan (y tantos) brillantes juristas que son capaces de proponer las más sofisticadas y perspicaces regulaciones y desarrollar normativas sobre cualquier cosa que se mueva en el espacio cibernético. Confieso que no soy experto en el tema y únicamente hablo desde la perspectiva que me da mi pretensión de aprendiz de emprendedor. Sinceramente creo que nos equivocamos.


Tanto que se está creando una discriminación absurda. Un elitismo legal sofisticado, protector del "usuario digital",  y una carencia de sincronía con los que ocurre en mundo presencial, donde pueden darse abusos flagrantes y nos quedamos tan tranquilos.

No es un tema baladí. Estados Unidos o Asia generalmente no se vuelcan en una cruzada regulatoria digital redentora como la europea. Por contra, apoyan prioritariamente -y preservan inteligentemente- el desarrollo digital. Europa parece ajena a acometer con ambición un desarrollo digital y sus prioridades son las de proteger al usuario de peligros sobredimensionados.

El derecho al olvido, las obsesiones por la privacidad con órganos especializados -Agencia de Protección de Datos- y en general los desvelos y desgarro mediático de vestiduras sobre la privacidad digital conforman parte de estas "gloriosas manifestaciones". Por contra a la vuelta de la esquina persisten las desregulaciones de la vieja economía que suponen un atropello continuo de la "sagrada privacidad" o varas de medir muy diferentes para aplicar la libertad de expresión.


Privacidad digital vs presencial


Los usuarios de Internet publican fotos y mucha información irrelevante con amigos y menos amigos. Estos "tesoros" han generado respuestas jurídicas impresionantes. Su exposición me parece, salvo casos de personas que no tengan suficiente educación digital, menos relevante que registros del propio sector público o listados en papel.

Pongamos un ejemplo. Si un emprendedor en su sitio web requiere un correo electrónico para enviarle a los usuarios una sencilla newsletter o boletín de noticias, debe informar que ese fichero existe a Agencia de Protección de Datos y "velar por su protección". De no hacerlo la multa puede dar al traste con las aspiraciones de cualquier Larry Page o Steve Jobs "a la española".  El tema tiene entidad. Un correo electrónico es la base para los denominados "leads" una de las vías de monetizar una web.

Mi pregunta es: ¿tan grave es la infracción? ¿qué entidad real tiene? ¿no saben (o debieran saber) los usuarios que su información cibernética es vulnerable y está expuesta a que sea "extraída" por hackers de cualquier nacionalidad? La clave aquí es la educación del usuario.


¿De qué perjuicio real estamos hablando? ¿Quizás spam? El "spam" postal lleva años campeando a sus anchas entre las oficinas postales de correos y los buzones de nuestras casas. Además sin posibilidad de que Google u otros proveedores diseñen filtros o papeleras virtuales. Al fin y el cabo mi nombre y la dirección física de mi casa son datos importantes a preservar y no deberían estar expuestos públicamente en el rellano de mi comunidad a través de las cartas que asoman en el buzón de mi casa y en muchas manos. Mucho más expuestos que mi e-mail.

Lógicamente, cualquier información sensible es mejor educar a la población que "protegerla", sea el que sea su ámbito de exposición.  La protección digital se ha elevado a los altares fuera de toda lógica y situando a las empresas digitales españolas (y europeas) en desventaja con respecto a las de otros países.

Nos jugamos el desarrollo de la economía digital


En cambio todo celo y  esfuerzo es poco para defender un correo electrónico, sacrosanto de la esencias de la privacidad. Un emprendedor con el que comentaba esto me dijo si en este país éramos "tontosdelculo". La verdad es que no supe que contestarle.

La privacidad no es el único "objeto oscuro del deseo". Un concepto de propiedad intelectual hecho a medida de los intereses de la vieja economía coarta todo el potencial de desarrollo de la economía del futuro, pero ese tema posee la suficiente entidad para ser tratado en otra ocasión.

Únicamente resaltaré que deberíamos repensar el celo regulatorio que afecta a Internet y a la economía digital en toda Europa y muy particularmente en España.

Mientras en este país los ciudadanos estén encantados con Gran Hermano, Sálvame y otros programas televisivos al uso sin que salte ninguna alarma social, o los guardas de seguridad puedan revisar nuestras maletas en los aeropuertos y estaciones de ferrocarriles, o los bolsos a las salidas de las tiendas, etc. de verdad que no sufro por mi correo electrónico, ni mi Facebook, o porque Google almacene mi historial de navegación.

Entiéndase que no defiendo ninguna posición anti-regulatoria. Simplemente hacerlo sin sobredimensionar nada o demonizar el ámbito de Internet. Hace poco Manuel Pomares nos comentaba que mientras que los drones todavía no se habían regulado en un país como los Estados Unidos, en España ya nos habíamos adelantando prohibiendo su circulación. Cada día aparece una noticia relacionada con el uso potencial de estos dispositivos en un campo diferente.



¿Nos acordamos cuando hacíamos el ridículo regulando el uso del dominio .es?


Hace unos pocos años, nuestro país -junto con Bolivia- era el único que mantenía una normativa restrictiva arcaica sobre sus propios dominios (.es). Afortunadamente su uso se liberalizó hace unos años. De no haber tenido alternativas como de acceder a dominios tipo (.com, .net, .org...) el retraso del desarrollo de Internet en España hubiera sido pasmoso. Me sonroja sólo pensarlo.

Debemos hacer un enorme esfuerzo por comprender la naturaleza global y conceptual de Internet y el ámbito digital en general. De lo contrario seremos los campeones de la regulación y ostentaremos un ostensible subdesarrollo digital.

Vamos por un camino equivocado. Más educación digital, menos regulación preventiva.
 

Lecturas relacionadas y recomendadas


___________________

(*) Es un caso real que ocurre a diario en todos los establecimientos comerciales. Sábado 10 de enero 2015, Supercor,  Alicante, 12,30 horas aproximadamente.



Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Innovación educativa, MOOCs y el futuro de la educación superior

Reproduzco mi intervención en “Innovation in Education” (nota y vídeo al final), en la sesión que participó también Eric Grimson, ex-Chancellor del MIT. Los promotores del Workshop nos invitaron a centrarnos básicamente en la innovación educativa y los MOOCs...
_________________________________________________

Estrella Pulido, Eric Grimson y Andrés Pedreño

Trataré de concentrar en los 20 minutos de intervención estas 10 reflexiones referidas a la innovación educativa, los MOOCs y el futuro de la educación superior.

1. ¿Tiene usted un extraordinario campus virtual "cerrado" en su Universidad? 

Si la respuesta es sí, quizás no sea una buena noticia. Especialmente si desempeña un papel relevante en la enseñanza de su universidad y su misión es "enlatar" clases convencionales en un sistema cerrado. Internet ha abierto el mundo: innovación abierta, universidad abierta, open mind...


2. La educación online es abierta

Charles Vest, Presidente del MIT a principios de la década pasada impulsó una iniciativa revolucionaria: OpenCourseWare (OCW) y con ello toda una declaración de principios: education is open.

La valiente e inteligente iniciativa supuso la compresión de lo revolucionario de Internet para promover la difusión de la información, y el desarrollo del conocimiento y la innovación. El concepto de open education institucionaliza en la práctica uno de los derechos fundamentales del ser humano.

El mundo iberoamericano comprendió y lideró muy pronto este movimiento de forma entusiasta. Tengo el honor curricular de haber sido el Consejero Delegado de Universia que firmó el acuerdo con el MIT para, primero, la traducción del OCW y después la propia puesta en abierto de los materiales docentes de miles de docentes de nuestras universidades en el OCW Consortium.


3. MOOCS: educación online masiva

El conocido curso de Sebastian Thrun en la Universidad de Stanford llamó la atención desde el primer momento por su carácter masivo, se matricularon miles y miles de estudiantes procedentes de decenas de países.

Ante tal envite, la respuesta inmediata de las más prestigiosas universidades no se hizo esperar. Edx, Coursera, Miriadax,  confirman desde el primer momento que estamos ante un fenómeno masivo, internacional y global. Millones de estudiantes están interesados por la formación online.

Los nativos digitales, los millennials, millones de estudiantes nos mandan un mensaje claro: "somos una generación digital y queremos aprender por Internet".

El atributo masivo tiene implicaciones relevantes para la educación. No sólo es un revulsivo en los costes y en la globalización educativa.  La tecnología actual (big data, herramientas especializadas) incrementa extraordinariamente el potencial de un curso masivo -todo lo contrario que en una clase presencial-, abriendo una capacidad de innovar sin precedentes.

¿Ha nacido una nueva industria? Ser competitivo y exitoso en esta educación online masiva -implícita en los MOOCs- supone ser eficiente e innovador en recursos como: vídeos, materiales docentes complementarios, interacción docente, controles, gamificación, aprendizaje colectivo, creación de comunidades virtuales, evaluación entre pares... Todo un nuevo know how de la enseñanza y la didáctica online.



4. Los MOOCs ¿una innovación disruptiva?

Los MOOCS son algo más que lo que sus siglas nos expresan: "Cursos Abiertos Online y Masivos". Para empezar han sido objeto de uno de los más grandes debates educativos que se han producido en las últimas décadas.  A mi modo de ver tienen una naturaleza disruptiva en sí misma que los hacen muy valiosos para acelerar el progreso en nuestras universidades. Señalaré en cinco aspectos la importancia de su disrupción.
  • Los alumnos de cualquier país pueden acceder a cursos online de Universidades con muy alta reputación y competitividad internacional. La Universidad tradicional se siente amenazada. Surgen preguntas como: ¿Son todas las universidades igualmente competitivas para ofrecer MOOCs? ¿Como se verán afectadas las universidades presenciales de todo el mundo con estas nuevas ofertas de universidades como Stanford, Harvard, MIT...? 
  • La naturaleza de los MOOCs: ¿un complemento o una alternativa? Y las preguntas continuarían: ¿Son instrumento sólo para educación continua? ¿Todas las universidades son productoras? ¿Son certificadoras? ¿Alteran el orden universitario actual? ¿Ponen en crisis la Universidad local? ¿Cómo deben ser la clases presenciales? 
  • Los nativos digitales masivos exigen otra forma de aprender.  Los alumnos de los MOOC han dejado desde el primer momento una "protesta silenciosa", introduciendo más disrupción. Lo han hecho a través de un alto porcentaje alto de abandonos o lo que es casi lo mismo una escasa fidelización. En algunos casos el 90% de alumnos no concluyen sus estudios online. Es una importantísima llamada de atención. Parece que nos quisieran decir: Eh! "Queremos aprender online, pero no de esta forma". "Por favor, no nos "enlaten" las clases de siempre. Internet nos ha enseñado otra forma de aprender (con vídeos divertidos, recursos divertidos, claros, gamificados...)". De alguna forma los alumnos de los MOOCSs  nos están fijando un nivel alto de innovación educativa. Su interés es masivo, pero su aceptación de lo que ofrecemos no tanto... (Ver más).
  • La propia demanda masiva de los MOOCs y el estado de madurez de Internet también invita a una innovación educativa creativa. El potencial actual de la innovación para la educación online es inmenso. Disponemos de un ecosistema de internet lleno de vídeos, recursos multimedia, infinitas herramientas, gamificación, interacción social. también de buenas practicas, algunas de bajo coste. Los MOOCs no se han generado espontáneamente, son producto de una progresiva madurez digital donde no faltan apuntes como la Khan Academy y otras múltiples manifestaciones muy interesantes. 
  • La riqueza del debate es muy amplia. se podría decir que esto no ha hecho nada más que empezar.   Los MOOCs nos han dado una excusa, casi una coartada, para adelantar cambios previsibles,  y modernizar nuestros métodos y estructuras. Acelerar el paso de una enseñanza analógica a una digital. Pero también a una educación capaz de primar las nuevas necesidades de nuestros estudiantes, que crean startups o trabajan en empresas y sectores donde la capacidad de innovar es fundamental. Emprendimiento y empleabilidad de nuestros alumnos deben ser las dos grandes obsesiones de nuestras universidades sin escatimar medios y herramientas para ello. Los MOOCs son una buena base para empezar.
La disrupción en síntesis puede ser el fundamento para la construcción progresiva de la Universidad del futuro, capaz de responder a la sociedad digital de nuestra era. (Para ver más: Los MOOCs son una innovación disruptiva).




5. ¿Reinventar la clase presencial? El aula invertida (Flipped Classroom) / Blended Learning

¿Cómo vamos a seguir dando apuntes en clase si tenemos a un Premio Nobel que proporciona a nuestros alumnos excelentes vídeos y materiales docentes para que cómodamente desde sus casas puedan asimilarlos?

Los MOOCs y en general los recursos abiertos quizás nos obligan a invertir el método docente. Los apuntes ya están tomados, nuestros alumnos los tienes envasados y en casa, listo para ser repasados en su ordenador, TV, móvil, google glass. Pueden ser cursos MOOCs "gamificados", cuyos test online inmediatos le dicen al alumno en tiempo real su grado de asimilación y la indicación para progresar o subsanar sus déficits. La clase convencional con alumnos tomando apuntes tiene poco sentido.

Lo que ha venido ocurriendo en nuestras clases presenciales debe hacerse antes en casa. Y a la inversa. Lo que se mandaba para casa debería trasladarse a clase, con el profesor.  Los trabajos prácticos, la aplicación de los conocimientos, el desarrollo de la creatividad, el debate y la generación de ideas, el trabajo en equipo deberían volver a la clase presencial, tutelados con la ayuda y la experiencia del profesor.

Una Flipped Classroom (Aula Invertida) no es otra cosa que la revalorización del aula presencial, del acto presencial. Puesto que aquello que puede hacerse sin la necesidad física de estar en un lugar determinado, a una hora concreta -con el consiguiente coste-  tenemos la opción de llevarlo a Internet.




Por supuesto, el concepto de Blended Learning permite con flexibilidad diseñar un conjunto muy diverso de la posibilidades entre lo presencial y virtual, y adecuarse a la realidad de cualquier universidad o las exigencias de cualquier área de conocimiento.

6. La hibridación y la personalización de las enseñanzas universitarias

La fusión entre los MOOC y la Universidad presencial (el aula invertida) puede dar lugar a que se den respuestas a temas de la mayor importancia, como son la hibridación y la personalización.

Los recursos educativos de los MOOCs abiertos y online tienen el atributo de la flexibilidad y poder ser moldeables. La ingeniería de los MOOCs puede dar mucho de sí: uso de itinerarios digitales flexibles que permitan a alumnos de diferentes especialidades hibridar y complementar conocimientos de disciplinas diferentes. Para un economista no tendría que ser un problema seguir un curso de derecho (y a la inversa) si modulamos los recursos docentes y diseñamos itinerarios en función de la capacitación y nivel de conocimientos.

Estamos llegando al concepto de enseñanza personalizada. Los estudiantes abordan un tema concreto, con diferentes niveles de comprensión y de experiencias, que, en parte, conducen a un aprendizaje individual a un ritmo diferente. La construcción de itinerarios o módulos diferentes permite a alumnos  de niveles de conocimientos desiguales escalar individualmente hasta los objetivos finales de formación.

En esta línea hay que situar propuestas interesantísimas como la educación o aprendizaje basada en competencias en línea (online competency-based education "CBE"). Sirve como el eslabón perdido entre los resultados del aprendizaje y las necesidades de las empresas. Una solución como la educación basada en competencias tiene el potencial para reducir la brecha creciente entre la educación superior tradicional y los niveles de una gran parte de la fuerza de trabajo laboral de cualquier país.



7. La educación puede y debe ser generada colaborativamente.

Los atributos de los MOOCs y las herramientas de las tecnologías online hacen deseable y necesario el trabajo colaborativo. Algo que es consustancial a la cultura de Internet y que ha dado lugar a recursos tan sorprendentes como wikipedia o la revolución del open source. Nada que por otra parte no se plasme ya en la tradicional edición de manuales en papel colaborativos tradicionales donde diferentes especialistas aportan aquellas partes cuyo conocimiento es más competitivo.

Es una buena oportunidad para fomentar el espíritu de un conocimiento realmente universalizado donde diferentes universidades y especialistas colaboran activamente en la producción de los MOOCs y recursos educativos abiertos en general.

Las Universidades deben incentivar una nueva cultura en torno a la colaboración y la innovación. No se trata tanto de establecer alianzas entre grandes plataformas como de crear una cultura en torno a la innovación educativa y a la redes de colaboración disciplinar entre todas las universidades del mundo.


8. Responder a las necesidades reales de una sociedad cambiante de forma acelerada.  Big Data.

El big data, la analítica está llamada a representar un papel muy importante no sólo en la mejora y diseño de nuestra educación online masiva. Su potencial aún es mayor.

¿Cómo es posible que actualmente en la Unión Europea tengamos 800.000 vacantes de puestos de trabajo porque no hay perfiles que satisfagan las necesidades de sectores de futuro como la economía digital, la nanotecnología, nanomedicina, etc.?

Las universidades deben tener capacidad de responder de forma anticipativa a los retos y demandas de la sociedad actual.

Los MOOCs pueden ofrecer respuestas flexibles y rápidas a las necesidades derivadas de cambios rápidos y disruptivos.

Big Data, por ejemplo, se convierte en una herramienta interesante para mejorar tanto una oferta formativa anticipada, como para mejorar la metodología de cursos seguidos masivamente. El Big data se utiliza para cosas como predecir los movimientos al alza o a la baja de los mercados de capitales en función de la enorme información social existente en la red. También puede y debe utilizarse esta  información para predecir las necesidades formativas de la sociedad. Los MOOCs masivos, abiertos, flexibles pueden representar una auténtica revolución a la hora de afrontar este tipo de retos.



9. Una nueva era para el emprendimiento universitario y la innovación en la sociedad del conocimiento (los MOOCs y las comunidades)

Las posibilidades de innovación con los MOOCs son inmensas. Permítanme referirme a una experiencia en la que estoy implicado personalmente.  Unimooc nació en España -apenas unos meses más tarde del afamado curso de Sebastian Turn en Stanford-, como un grupo de trabajo colaborativo en torno a los MOOCs entre personas de universidades y empresas (como Google).

Con muy escasos medios -y para ser complementario con otra gran iniciativa posterior del Santander Universidades (Miriadax)- pusimos foco en un tema concreto, el emprendimiento, y en una metodología low cost.

Hoy UNIMOOC se ha convertido en un interesante proyecto de experimentación e investigación poniendo foco en la construcción de una Comunidad. Unimooc cuenta con doce cursos MOOCs para emprendedores (desde Lean Startup de Steve Blanc al Comercio Electrónico, pasando por Emprender en Silicon Valley o la Seguridad en Internet). Para desarrollar esta comunidad se cuenta con 50.000 emprendedores pertenecientes a más de 100 países y que se relacionan a través de herramientas características de las redes sociales. El proyecto ha sido reconocido por Google con diversos premios y presentado recientemente en Shanghai como una buena y original práctica de la metodología MOOC. Es un ejemplo de lo que se puede generar con escasos fondos en materia de MOOCs.

Como también lo es que en un país pequeño como España lidere los MOOCs en Europa con un proyecto de entidad. La red Universia, una plataforma de más de 1.200 universidades iberoamericanas, tras su plataforma Miriadax, aporta una red universitaria muy superior numéricamente por ejemplo a Coursera o al resto de plataformas anglosajonas.

Distribución de los MOOCs en Europa


10. La democratización y universalización de la educación universitaria. 

Para concluir permítanme subrayar que estamos asistiendo a una etapa apasionante. Los MOOCs con su naturaleza disruptiva, pueden convertirse en un elemento dinamizador de la innovación universitaria, pueden ser un motor para cambios que acerquen a las Universidades de nuestro tiempo: la sociedad digital, a la era del conocimiento.

Países como China o la India o continentes como África pueden acceder a innumerables recursos educativos en la red. Hoy en día la educación abierta, los MOOCs ya suponen un avance conceptual sin precedentes para la democratización y el acceso universal a una educación universitaria de calidad. Tengamos la mente abierta, salgamos de nuestra zona de confort universitaria... la democratización de la educación universitaria es un reto apasionante para la humanidad.

Y también lo es extender la educación superior a toda la vida. Nos toca reinventarnos en nuestros métodos docentes para que nuestro alumnos puedan reinventarse profesionalmente a lo largo de toda su vida profesional. Salgamos de nuestra zona de confort.


Complementariamente Sobre el futuro de la educación superior ver: La Universidad del futuro: prospectiva y utopías

_________________________________________

Video streaming de la sesión y Nota sobre evento:


 

Nota sobre el Evento: 
Celebrado el 15-12-2014  en Boadilla del Monte (Madrid). Workshop sobre “Innovation in Education”, organizado por Escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid y el Santander Universidades. Con la intervención de Eric Grimson, ex-Chancellor del MIT centrándonos básicamente en la disrupción de los MOOCs.
El acto, apoyado por el Santander Universidades, ha permitido una amplia participación internacional de su red universitaria en todo el mundo (universidades chinas, anglosajonas, iberoamericanas...) a través de streaming en la sección de preguntas (profesores de Yale, Shanghai Jiao Tong University, Fundación Qatar...). Introdujeron el acto, Salvador Medina, director general del Santander Universidades y Estrella Pulido,  profesora de la Escuela Politécnica Superior de la UAM.

Se recibieron preguntas de la Red "Santander Universidades", a través de la sesión de vídeo streaming. Agradezco a los profesores Pedro Pernías y Luis Moreno la ayuda recibida para la contestación de las preguntas. Algunas preguntas se recogen en los Comentarios de este Post por su interés.


Andrés PedreñoAutor de este post
+Andrés Pedreño, es economista, profesor de Economía de la Globalización y de las TICs. Ha impulsado proyectos como Unimooc, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia... También aprendiz de emprendedor, cofundador de IT&IS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...